LA ASAMBLEA DE MUJERES NI UNA MENOS DE SMA EXPUSIERON A FAVOR DE LA DESPENALIZACIÓN DEL ABORTO EN LA BANCA DEL VECINO

20180426_094616

LA ASAMBLEA DE MUJERES NI UNA MENOS DE SMA EXPUSIERON A FAVOR DE LA DESPENALIZACIÓN DEL ABORTO EN LA BANCA DEL VECINO

En la pasada sesión la Asamblea de Mujeres Ni Una Menos de San Martín de los Andes hizo uso de la banca del vecino para exponer su postura a favor de la norma que despenaliza el aborto. 

En representación de distintas organizaciones, un grupo de mujeres aportaron escalofriantes datos estadísticos nacionales, provinciales y locales de la práctica del aborto y sus consecuencias.

En referencia a esto, explicaron que, según los datos de Socorristas en Red, durante el 2017 ayudaron a realizar abortos a 97 mujeres de San Martín de los Andes, 35 de Junín de los Andes y 14 de Villa La Angostura.

Con respecto a la hospitalización por abortos riesgosos, aportaron la información suministrada por la ex-jefa del servicio de Ginecología, del Hospital Castro Rendón de Neuquén capital, Gabriela Lucchetti, en la que se detalla que en los últimos 5 años se internaron 522 mujeres por este tema, de las que 6 perdieron la vida.

En tanto solicitaron al Concejo Deliberante local se expida en relación a la norma en debate sobre la despenalización del aborto, presentando por mesa de entradas su minuciosa exposición.

Se transcribe el documento presentado:

Nos parece importante empezar compartiendo con ustedes lo que han escrito las compañeras de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto legal, seguro y gratuito:

Hace décadas las feministas venimos poniendo en debate el tema del aborto y las consecuencias de su status legal actual para la vida y la salud de las mujeres. La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto legal, Seguro y Gratuito es una amplia y diversa alianza federal, que articula y recupera parte de la historia de las luchas desarrolladas en nuestro país en pos del derecho al aborto legal, seguro y gratuito.

Tiene sus simientes en el XVIII Encuentro Nacional de Mujeres realizado en Rosario en el año 2003 y en el XIX ENM desarrollado en Mendoza en el 2004.

Impulsada desde grupos feministas y del movimiento de mujeres, como así también desde mujeres pertenecientes a movimientos políticos y sociales, cuenta en la actualidad con la adhesión de 305 grupos, organizaciones y personalidades vinculadas a organismos de derechos humanos, de ámbitos académicos y científicos, trabajadoras/es de salud, sindicatos y diversos movimientos sociales y culturales, entre ellos redes campesinas y de educación, organizaciones de desocupadas/os, de fábricas recuperadas, grupos estudiantiles, comunicadoras y comunicadores sociales, etc.

Asumimos un compromiso con la integralidad de los Derechos Humanos, y defendemos el derecho al aborto como una causa justa para recuperar la dignidad de las mujeres y con ellas, la de todos los seres humanos.

Quienes la integramos hemos apostado colectivamente a converger en una gran heterogeneidad de actividades y procesos estratégicos para:

  • Instalar en la sociedad y en el Estado el debate en torno a la necesidad de despenalizar y legalizar el aborto en Argentina;
  • Contribuir a que más mujeres y organizaciones se sumen en este proceso y reclamo;
  • Lograr el debate y la aprobación de una norma legal que despenalice y legalice el aborto en Argentina.

Fue lanzada el 28 de mayo de 2005, Día de Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres, y desde entonces tiene la capacidad y la fuerza de coordinar actividades simultáneamente en distintos puntos del país bajo la consigna: “Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir”. Ese mismo año confluimos con una gran Marcha Federal realizada al Congreso de la Nación, en la que entregamos las cien mil firmas recolectadas en el primer año de trabajo articulado.

Consideramos la necesidad de legalizar y despenalizar el aborto como una cuestión de salud pública, de justicia social y de derechos humanos de las mujeres, lo que quedó plasmado en el Proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo elaborado colectivamente en el año 2006, durante una plenaria nacional realizada en la ciudad de Rosario. El Proyecto fue presentado en la Cámara de Diputados de la Nación en 2007 y en 2009. En marzo de 2010 se presentó nuevamente y cuenta con la firma de 50 diputados y diputadas de todos los bloques con representación parlamentaria en el Congreso Nacional.

A partir del trabajo sostenido en estos años, numerosos Consejos Directivos de distintas facultades y Consejos Superiores de universidades públicas nacionales han manifestado su adhesión para que el tema sea debatido en el Congreso, así como el apoyo al proyecto de ley y a las acciones de la Campaña. En abril de este año se publicó una solicitada intitulada: “Aborto legal, una deuda de la democracia”, la misma revela el amplísimo margen de adhesión que viene concitando el reclamo de esta Campaña Nacional. Fue publicada en dos diarios de tirada nacional y tuvo gran repercusión en numerosísimos medios de prensa, mostrándose así el avance que hemos tenido en la instalación del tema entre comunicadoras y comunicadores sociales que cada vez con mayor presencia y compromiso asumen el tratamiento de este reclamo.

En Argentina se calcula que alrededor de 500 mil mujeres recurren cada año al aborto clandestino, mostrando cómo la penalización no impide su práctica, sino que la hace peligrosa por la falta de recursos económicos de muchas mujeres. El aborto es parte de la cotidianeidad de medio millón de mujeres que año a año desoyen mandatos sobre sus cuerpos y sus vidas, trayendo al escenario público un tema crucial: la maternidad debe ser voluntaria, deseada, proyectada. Según cifras oficiales las complicaciones por abortos inseguros son la principal causa evitable de mortalidad materna en Argentina (más adecuado resultaría hablar de muerte de mujeres gestantes pero mantenemos la designación muertes maternas al hacer referencia a estadísticas de organismos oficiales).

Desde la recuperación democrática en diciembre de 1983 han muerto más 3000 mujeres como consecuencia de abortos inseguros, así se expresa esta gran deuda de la democracia que constituye un gravísimo problema de salud pública. La mayoría de estas mujeres son jóvenes y empobrecidas, mostrando las desigualdades que atraviesa el problema del acceso al aborto cuando una mujer decide que no puede y/o no quiere seguir adelante con un embarazo no deseado. Las mujeres tenemos derecho a vivir una vida plena y sin violencia: la prohibición del aborto y la falta de acceso a procedimientos seguros, de calidad y gratuitos constituye una violación a los derechos humanos de las humanas.

Despenalizar y legalizar el aborto es admitir que no hay una única manera válida de enfrentar el dilema ético que supone un embarazo no deseado; reconocer la dignidad, la plena autoridad, la capacidad y el derecho de las mujeres para resolver estos dilemas y dirigir sus vidas; y aceptar que el derecho a decidir sobre el propio cuerpo es un derecho personalísimo ya que éste es el primer territorio de ciudadanía de todo ser humano. Por esto exigimos que se debata y apruebe el Proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo.

Nosotras, las mujeres que conformamos la Asamblea de Mujeres Ni Una Menos de San Martín de los Andes, estamos a favor de LAS VIDAS, las vidas de nosotras ,quienes resistimos los mandatos patriarcales de fusionar sexualidad con reproducción imponiendo la maternidad obligatoria. Estamos a favor de nuestras vidas, vidas libres, sanas y plenas, placenteras y autónomas, siendo soberanas absolutas de nuestras cuerpas. No podemos permitir que aquellos que están en contra de la interrupción legal del embarazo pequen de ingenuos cuando dicen ‘no estoy de acuerdo con el proyecto porque estoy a favor de la vida’, nos están haciendo una operación con el lenguaje”. El lenguaje construye realidad y nos están queriendo robar una palabra dijo Claudia Piñeiro ,escritora, en el congreso nacional..

La deuda de la democracia para con nosotras es reconocer nuestra libertad a la hora de decidir si queremos continuar o no un embarazo, sin este derecho no somos ciudadanas plenas, sino la incubadora del Estado quien decide por nosotras.

Los mismos grupos conservadores religiosos de derecha son los que tampoco quieren que se implemente la Educación sexual integral( 2006) en las instituciones educativas, quedando claro que su objetivo es negarnos todo derecho a decidir cómo deseamos vivir nuestras sexualidades.Nos disciplinan ubicándonos en el exclusivo rol de madre que sus ideologías retrógradas antiderechos han establecido para nosotras.Estos mismos grupos son los que se opusieron a la sanción de la Ley de matrimonio igualitario ( 2010) y la Ley de identidad de género (2012) entre otras leyes ampliadoras de derechos a las que se han opuesto. 

El pasado 3 de junio 2017, al desarrollarse la tercera movilización por Ni una menos en nuestro país de la que fueron parte cientos de miles de personas, se puso de manifiesto que el reclamo por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito se mantiene entre uno de los principales dentro de la agenda de lucha contra todo tipo de violencia hacia las mujeres. Como decía el documento convocante a aquella movilización: “Una joven presa en Tucumán, condenada a ocho años de prisión por homicidio, cuando tuvo un aborto espontáneo, en una causa armada, nos obliga a actualizar la consigna ‘Sin aborto legal no hay Ni Una Menos’ e instalarla en las plazas con más fuerza todavía”.

Neuquén….. país, país…

El 19 de abril la médica neuquina y ex jefa del servicio de ginecología y obstetricia del hospital Castro Rendón (actual docente a cargo de la cátedra de Ginecología y Obstetricia de la Facultad de Medicina de la UNCo) Gabriela Luchetti, brindó su exposición a favor del aborto legal en la que brindó cifras y datos recolectados tras sus 30 años de experiencia en la institución médica.

Entre los números aportados, Luchetti dijo que, en el lapso de cinco años, en el hospital central de Neuquén murieron seis mujeres que ingresaron por haberse practicado un aborto en condiciones de riesgo.

“Se internaron 550 mujeres con diagnóstico de complicaciones por aborto realizadas en condiciones de riesgo, 122 de ellas tuvieron diagnóstico de aborto séptico; 6 murieron, 16 fueron histerectomizadas, es decir que se fueron de alta vivas pero sin su útero y otras 26 estuvieron en terapia intensiva un mínimo de 7 y un máximo de 29 días”, detalló la médica.

“No necesito mostrar fotos y videos de úteros perforados y gangrenosos y mujeres muertas, ya hemos visto suficientes imágenes morbosas y ha sido claramente innecesario y poco creíble. Lo que sí quiero es transmitirle la gravedad de lo que sucede y lo injusto que es”, dijo Luchetti.

Luchetti denunció la estigmatización que a menudo se realiza desde los distintos organismos estatales, ya sea hospital o justicia, tanto hacia las mujeres que se practican un aborto clandestino como a los profesionales que lo asisten.

“El estigma tiene consecuencias sobre las legislaciones y la práctica médica. Las iglesias han logrado que lo que ellas consideran un pecado sea asumido por la sociedad como un delito. Que quede claro, pecado y delito no son lo mismo.

En nuestro país, el aborto despenalizado por causales desde 1921, no se hizo efectivo como corresponde en los sistemas de salud, fue negado sistemáticamente en la enseñanza de la medicina y la abogacía y desconocido por médicos y jueces. Es un derecho desaparecido, con el peso que tiene esta palabra en este país”, sostuvo Luchetti.

(Diario La mañana del Neuquén, 19 de abril de 2018)


 Las Socorristas en Red Los Lagos, Feministas que abortamos nos informan los datos de esta región en relación a la cantidad de mujeres que acompañaron a abortar con misoprostol en el año 2017:

97 mujeres en SMA

35 en JA

14 en VLA

Es decir, un total de 146 mujeres que abortaron en la región de Los Lagos

En Neuquén capital, fueron 1116. 93 mujeres por mes!!!!!!!!!!!!!!!!

Palabras finales

(Extraído de la Revista Sudestada)

Norma Cuevas, la madre de Ana María Acevedo, la joven fallecida en 2007 a causa de la negativa del Estado santafesino al acceso a un aborto no punible cuando padecía de cáncer, participó el martes pasado del debate por la despenalización del aborto en la Cámara de Diputados. Sin duda, fue la exposición más conmovedora y contundente de la jornada. Norma denunció los absurdos y negativas por las que tuvo que pasar su hija de 19 años, madre de tres niños pequeños, y toda su familia al enterarse que estaba embarazada mientras se encontraba realizando un tratamiento por un cáncer de maxilar. Para poder seguir adelante con el tratamiento y salvar su vida necesitaba un aborto terapéutico, no podía continuar con la gestación de ese embarazo. En el Hospital Iturraspe de Santa Fe, donde la atendieron, le negaron la posibilidad de interrumpir el embarazo. La familia Acevedo golpeó puertas y buscó desesperadamente que se le practicara el aborto a Ana María, pero no recibieron respuestas de nadie, todos les dieron vuelta la cara. Así fue que la joven falleció. Y el bebé prematuro que había parido también.

“Primero le negaron la ligadura de trompas… No le quisieron sacar el embarazo porque querían salvar las dos vidas. Yo decía que no porque ella no era sola. Ella tenía tres hijitos. Y hoy los hijos la están esperando… Iban los curas a verla a mi hija. Ella estuvo un año y nueve días así y no le dieron oportunidad a su vida. Que los curas no se metan en la vida de las personas. A mí me trataron de asesina. Yo no soy asesina. Aldo Martínez, el cura, es el asesino. Mató a dos y ahora cayó preso porque violaba a unas criaturas con otro cura”, afirmó Norma.

“A mi hija no la voy a poder recuperar, que se apruebe la ley para otras mujeres. Lo que sucedió con ella fue un capricho de los doctores y de su conciencia”, destacó y concluyó con la lectura de un escrito dedicado a su hija: “Mi nombre es Ana, si por haber nacido hembra me condenan como si fuera delito mi pobreza. Mi nombre es Ana, si ser mujer fuese un pecado en esta tierra… Mi nombre es Ana, Si mi delito fue ser pobre, ser madre o ser mujer, ¿de qué vientre nació quién me condena? Mi nombre es Ana”.

El derecho al aborto es una bandera para el movimiento de mujeres y la diversidad sexual. La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto realizó un Pañuelazo masivo frente al Congreso Nacional y se replicó en nuestra provincia y en todo el país. Miles de mujeres a lo largo y lo ancho del país exigimos #NiUnaMenos, Ni muertas ni presas por la clandestinidad del aborto.

Solicitamos que este Concejo deliberante se pronuncie por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito. 

Write a Reply or Comment

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.